logologo

Cotización

InicioPET Knowledge Base¿Pueden las botellas de PET 100% PCR convertirse en la nueva norma?

¿Pueden las botellas de PET 100% PCR convertirse en la nueva norma?

2024-03-29

¿Por qué están ganando popularidad las botellas de PET con contenido de PCR?

 

Imagínese un mundo en el que cada botella o frasco de plástico que utiliza está hecho de material que existe en la actualidad, literalmente. Esa es la idea detrás de los envases de PET elaborados a partir de resina posconsumo (PCR). PET, abreviatura de tereftalato de polietileno, se destaca en la familia del plástico por su facilidad de reciclaje y su uso generalizado en envases. Al integrar PCR, las empresas se dirigen hacia un proceso de fabricación más ecológico. Ahora, las marcas tienen la opción de incorporar entre un 10% y un 100% de PCR en sus envases. Sin embargo, esta innovación requiere un cambio de perspectiva con respecto a las cualidades estéticas del producto final, ya que niveles más altos de PCR pueden afectar la claridad y el color de las botellas.

 

¿Qué es exactamente la PCR?

 

Cuando reciclas una botella de plástico, estás contribuyendo al ciclo de PCR. PCR significa material reciclado que proviene de productos que los consumidores han usado y reciclado. Este ciclo de vida comienza en tu contenedor de reciclaje y, mediante un sofisticado proceso en los centros de reciclaje, estos plásticos se transforman en PCR. Esta PCR sirve luego como materia prima para fabricar nuevos productos, incluidas botellas, envases e incluso textiles. La estructura del PET permite reciclarlo varias veces sin una degradación significativa, lo que lo convierte en un candidato ideal para el uso de PCR. Sin embargo, el proceso no es perfecto y problemas como la contaminación pueden limitar la cantidad de veces que se puede reciclar el PET.

 

Los beneficios de elegir PCR

 

Optar por PCR es beneficioso para el medio ambiente y las empresas. Reduce significativamente la dependencia del plástico virgen derivado de combustibles fósiles no renovables, reduciendo así los residuos de vertederos y las emisiones asociadas con la producción de plástico. Los productos elaborados 100 % con PET PCR no solo demuestran un compromiso con la sostenibilidad, sino que también resuenan en la creciente base de consumidores con conciencia ecológica. Ofrecen una reducción tangible de la huella de carbono: hasta un 60% menos que el plástico nuevo. Además, a medida que las tecnologías de reciclaje avanzan y se generalizan, los costos económicos y ambientales de la PCR están disminuyendo, lo que la convierte en una opción cada vez más atractiva para las empresas que buscan mejorar sus credenciales ecológicas.

 

Los desafíos de la PCR

 

A pesar de sus beneficios, la PCR conlleva sus propios desafíos. La principal preocupación es la alteración del atractivo estético del embalaje. A medida que aumenta el porcentaje de PCR en una botella, el material tiende a perder su transparencia, adoptando una tonalidad más oscura. Este cambio puede afectar la identidad de marca de productos donde el atractivo visual es crucial. Para mitigar esto, algunas marcas incorporan colorantes u optan por diseños donde la variación de color es un problema menor. Además, el mercado de PCR enfrenta escepticismo con respecto a su escalabilidad y suministro, especialmente considerando la infraestructura y las prácticas de reciclaje actuales. A los críticos les preocupa que no haya suficiente PCR para satisfacer la creciente demanda, aunque esto está cambiando gradualmente a medida que más empresas y consumidores priorizan el reciclaje.

 

Entonces, ¿cómo será el futuro?

 

El impulso hacia los envases sostenibles es inconfundible, con PCR liderando el mercado del PET. A medida que crece la demanda de los consumidores de productos respetuosos con el medio ambiente, las empresas están respondiendo adoptando prácticas más sostenibles, incluido el uso de PCR en sus envases. Esta tendencia está respaldada por los avances en las tecnologías de reciclaje y un mercado en expansión para materiales de PCR. El futuro parece prometedor para las botellas de PET PCR, con potencial para una adopción generalizada como parte de un cambio más amplio hacia la sostenibilidad en la industria del embalaje. El camino hacia el envasado 100 % PCR es complejo y está lleno de desafíos, pero los beneficios para el planeta y las generaciones futuras lo convierten en un camino que vale la pena seguir.

 

Para aquellos que tengan curiosidad sobre cómo la PCR podría transformar el embalaje de sus productos, o sobre los matices de trabajar con materiales reciclados, comencemos una conversación. El cambio hacia envases sostenibles es un viaje que podemos emprender juntos, aprendiendo e innovando a medida que avanzamos.

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguiente